banner turismo

laveraUbicada al norte de Extremadura, a unos 188 kms. de Madrid, se encuentra la comarca de La Vera, un enclave que destaca por la belleza con la que allí se manifiesta la naturaleza: 47 espectaculares gargantas de aguas cristalinas en las que puedes refrescarte durante el verano, bosques de roble y castaño, el monte bajo y las dehesas...un entorno idílico para practicar senderismo, bicicleta de montaña, barranquismo o pesca, entre otras actividades.

Entre sus montañas, 19 pintorescos pueblos dibujados de piedra, madera y barro, balcones de los que cuelgan al sol los pimientos y las calabazas, sonoras fuentes, museos, palacios, castillos, picotas góticas y siete exponentes de arquitectura religiosa declarados de Interés Cultura. Cinco de estos pueblos han sido declarados, además, Conjunto Histórico-Artístico: Cuacos de Yuste, Garganta la Olla, Pasarón de la Vera, Valverde de la Vera, Villanueva de la Vera.

La Historia de La Vera viene marcada principalmente por dos figuras: por un lado, la de Viriato, un pastor lusitano con extraordinarias dotes de jefe militar que organizó una partida de guerrilleros que entre los años 154 y 151 a. de C. (época de los vetones) derrotaron repetidamente a los romanos; y por otro, la de Carlos I de España y V de Alemania, hijo de Felipe de Augsburgo llamado el Hermoso y de Juana de Castilla, nieto de los Reyes Católicos Isabel de Castilla y Fernando de Aragón y del Emperador Maximilano I y de Maríade Borgoña y padre del rey Felipe II.

carlosvLa importancia de la figura de Carlos V en La Vera se debe precisamente a su elección voluntaria del lugar para retirarse allí a pasar allí los últimos días de su vida, tras innumerables viajes y batallas... Precedieron a su final, las luchas que dirigió contra los príncipes luteranos en Europa, decidido a mantener la unidad del continente por la fuerza en contra de los deseos de la nobleza protestante. Esta nobleza se unió con EnriqueI I, hijo y sucesor de Francisco I y el Emperador fue finalmente derrotado en Innsbruck, donde estuvo a punto de ser capturado y tuvo que huir por los Alpes, mientras las tropas francesas tomaron Metz, Toul y Verdún en 1552. Estos acontecimientos y el posterior sitio, fracasado, de Metz llevaron a la paz religiosa de Augsburgo donde tuvo fin la unidad religiosa de Europa. Tras estos acontecimientos, el Emperador y su séquito recorrieron Castilla y llegaron al puerto de Tornavacas, concretamente el 13 de noviembre de 1.556. Desde allí, fue transportado en una silla hasta Jarandilla de la Vera donde se alojó en el Palacio de los Condes de Oropesa esperando a que finalizara las obras de su nuevo palacio en Cuacos de Yuste.

El 3 de febrero de 1557, Carlos V llegó por fin con un séquito de apenas 50 personas al Monasterio de Yuste, donde vivió con los monjes jerónimos hasta el día de su muerte, el 21 de septiembre de 1558. Fue enterrado en una cripta bajo el Altar Mayor de la Iglesia, hasta su definitivo traslado al Escorial en Madrid.

El edificio de Yuste se divide, pues, en dos partes principales: por un lado, el Monasterio con la Iglesia y los dos claustros y, por otro, el Palacio del Emperador que actualmente se puede visitar.

Se trata de un palacio de gran austeridad que se compone de dos plantas con cuatro estancias cada una. En la planta baja, que nunca usó el emperador, tiene actualmente su sede la Academia Europea de Yuste. A la planta superior se accede por una rampa, construida para poder llegar a caballo hasta los aposentos. La primera estancia, a la derecha del corredor, era el despacho; este se une a la estancia donde reposaba. Al otro lado del pasillo, está el cuarto que servía para la guardia, y a continuación, el dormitorio. Este dispone de un acceso directo a la iglesia, que usaba para asistir a la misa desde la cama, cuando se encontraba enfermo. A los pies del palacio se encuentra un bello estanque, en el que solía pescar.Se conserva parte del escaso mobiliario que utilizó en sus últimos días, entre ellos destacan la litera que sirvió para su traslado o la silla articulada que se construyó especialmente para acomodar la pierna aquejada de gota del Emperador.

Posteriormente, en Cuacos de Yuste, pasó su infancia el hijo natural de Carlos V, don Juan de Austria, que de pequeño recibía el nombre de Jeromín. En la parte alta de Cuacos se conserva la casa de don Juan de Austria donde residió el joven Jeromín al cuidado de su preceptor, don Luis de Quijada.

Todos los años, el primer fin de semana de febrero, en la comarca de La Vera, se celebra una fiesta de Interés Turístico Regional, la Ruta del Emperador Carlos V, que conmemora con numerosas actividades lúdicas y culturales este recorrido que hizo desde Jarandilla de la Vera hasta Cuacos de Yuste en su traslado definitivo, fiesta a la que ahora añadimos los eventos de Cultura Imperial y Explora La Vera, con los que te invitamos a descubrir y disfrutar de La Vera en su máxima expresión.

OFICINAS DE TURISMO

Jaraíz de la Vera: Avda. de la Constitución, s/n (E. Autobuses). Tlfnos.:927 17 05 87
Jarandilla de la Vera: Plaza de España, 1. Tlfno.:927 56 04 60
Villanueva de la Vera: Avda. de la Vera, s/n ( La Casa Azul) Tlfnos.:927 56 70 31

MÁS INFORMACIÓN TURÍSTICA

www.comarcadelavera.com
www.aturive.com